Los inasequibles al desaliento

Los inasequibles al desaliento

domingo, 1 de octubre de 2017

Torrecilla 2017



Cuando todo estaba perdido, cuando las flacas nos habían devorado, cuando habíamos dejado de comer polvorones por comer geles de esos y ya hasta la cera de depilar no nos hace ni escapar una lagrima (y eso que apuramos hasta la ingle)…Aparece Él. 

El que no se depila,  El no tiene flaca, El que no come geles porque desayuna 4 huevos fritos con panceta y 2 malboros y  que pone el merendero para que Nacho y Gustavo puedan coincidir…..nos convoca en Torrecilla para dar un paseo de esos en los que no quitas el plato pequeño ni para bajar.

Esta vez si es una convocatoria oficial, no como la pseudoquedada invalidada en verano por el presidente por ser en sábado, pero que aun así y pese a su ilegalidad algunos acudieron y la dieron por valida, después nos quejamos de independentistas.

Después de lío de coches para subir al pueblo, que… ¿quein lo sube?, ¿Cómo repartimos bicis y gente?..que si caben tres en un coche, que yo hice “La Transpir” cuando era joven e íbamos 3 en un 127 y las tres bicis….que ¿Qué desperdicio de gasolina? Ir tres coches…..En fin , que a las 8.30 al menos estábamos ya en las Piscinas de Torrecilla rodando para arriba con todas las deudas de transporte saldadas, excepto el remix de Pablo Alboran que ya esta preparando Isma para la próxima cena.

Salimos: ÉL  (de Torrecilla de toda la vida), ÉL (otro Ismael al que le ha sobrado un portabicis), ÉL (Cañas de los polvos mágicos), ÉL (Kike del tupperware), ÉL (Ricardo de la competencia) ÉL (Kiko balón 2.85) y ÉL (de la manzanilla).

Nos vamos por el Camino de Nestares rumbo a la ermita del San Bartolomé, santo venerado por la Cofradía del puño cerrado y que obro el milagro de poner 2€ semienterrado en la pista de subida.

Una vez en la ermita nos metemos por una senda en subida entre helechos, zarzas y piedras que nos sube hasta las praderas del Serradero, una senda de las que se ven claramente y que abundan por la zona, pero que los Gepeeses no captan.

Después un rato largo de subir y bajar por verdes y húmedas praderas, admirados entre las vistas que hay a un lado el valle del Iregua y al otro la Sierra de la Demanda. Vamos buscando la bajada que nos lleva a visitar el árbol singular de la rioja, El Haya Torcida en el término de Anguano, al que hay que bajar 1,2 km y volver a subir otro 1,2 km para continuar la ruta ¿Qué curioso tú?..no el árbol, sino que haya que bajar lo mismo que subir.

Que a parte de paisajes y árboles bonitos lo que en verdad vamos buscando es al legendario “pedo de lobo” de Pedroso, famoso por su contundencia y explosividad que hace las delicias de cualquier espinilla. Una vez visto este ejemplar único no nos queda otra que bajar la Senda de la Mohosa…..¡¡¡¡Que senda!!!. Un paraíso para los postureadores y que si volvemos habrá que aprovechar los peraltes que tiene.

Abajo, llegando a Nieva, Ricardo pincha, ¡¡si, si verídico!! pincha pese a llevar tubeless en una especialice….pues si lo consiguió y no llevaba cámara, además por tener la medida rara esa de 29’ nadie le pudo dejarle una.

 Menos mal que Cañas, sacó su guante de latex robado en el servicio de Urologia, lleno de pequeños tubitos y ungüentos y nos enseño, cuan pijo engominado, como ponerse una buenas rayas…. de polvitos negros que mezcladas con brea de la reciente asfaltada Av/ Burgos consigue un “vulcanizado en frío”. Todo ello pese a todos los vaciles, que menos Ricardo, que el pobre no dejó de darle a la bomba hasta que consiguió presión y pudimos volver a Torrecilla.