Los inasequibles al desaliento

Los inasequibles al desaliento

miércoles, 14 de mayo de 2014

Mountain Bike por la Rioja: Un paseo por las nubes entre Santa Cecilia y Zenzano.


Se van acabando las ideas de sacar algo nuevo y diferente en un radio de 50Km de Logroño. Los sábados ya no son los que eran con varias propuestas a discutir. A si que el domingo nos presentamos a las 8 en el lugar habitual : Cañas, Jesús, Ismael II y yo, como tenemos que ir a buscar a Ismael a las Gaunas no nos queda otra que ir por el camino Viejo de Alberite por lo que se desechan posibles rutas por el norte y por el Oeste.

Llegamos a Alberite sin saber aun donde ir aunque vamos barruntando la idea de probar haber si llegamos hasta el Molino de Ocón, parece ser que hay algo de motivación, aunque cuando se habla de vadear el río Jubera solo Ismael II se emociona, claro como el carbono le flota... y Cañas se raja ya que sus cubiertas vintage son de seco. Intento animarles comentando que existe una leyenda que dice que hay un tractorista que a cambio de algún pequeño favor sexual te cruza el rió en el remolque. Por unanimidad decidimos esta ruta después de varias vueltas por las bodegas de Alberite.

Llegando a Murillo vamos viendo lo negro que se esta poniendo el sur, unos dicen que es niebla, otros que si es lluvia, algunos que si es la nube de los osos amoroso y que esas nubes no mojan....

Antes de bajar a Murillo se sopesa la opción de ir al norte donde casi luce el sol (que raro suena). Pregunto si alguien sabe llegar a unas cuevas que debe de haber de “La Sal” por la vía del tren. Jesús se anima a llevarnos pero de manera aproximada, por lo que esa pequeña duda en esa zona tan poco vistosa unido a que una posible desorientación puede llevarnos a acabar en la N-232 hace que con buenas palabras, pero sin hacer ni puto caso a Jesús, sigamos con la opción de meternos directamente hacia el nublaó pese a las advertencias de Jesús de que esa niebla es lluvia y moja.

En Ventas Blancas caen las primeras gotillas y Jesús se da la vuelta que no lleva chubasquero o porque le ha llamado su señora y le ha dado el primer aviso nunca lo sabremos pero es el que toma la decisión mas sabia de la mañana.

En el cruce de Santa Cecilia se desecha definitivamente la idea de ir a el Molino de Ocon, los motivos fundamentalmente son que para rodar en llano mejor no salir de casa y que como no conocemos el camino y con la niebla no se ve nada pues le íbamos a tener que hacer un par de favores al del tractor para no llegar a ningún sitio. Por ello vamos hacer lo que nos gusta, subir para arriba donde habitan los osos amorosos en esas nubes esponjosas que según Cañas no mojan para llegar hasta Zenzano.

Por un momento parece acertar y a medida que ascendemos se va la humedad y apenas moja la niebla, para no calentarnos mucho Cañas pincha de nuevo, pero les da tiempo a arreglarlo para cuando llego yo arriba, continuamos buscando el cruce que baja a las curvas que suben a Zenzano por una bajada muy peligrosa por culpa de las roderas.
Cuando llegamos a la pista de Zenzano vemos muchos casquillos de bala y suponemos que en algún otro grupo han tiroteado salvaje y merecidamente a quien propuso la ruta por esa zona de las nubes que no mojan.

Aun así aun se va disfrutando, pero ya en Zenzano ni paramos de lo que moja la nube, por primera vez subo del tirón hasta el mirador era la única manera de no quedarse frió. En el mirador ni foto ni fota ni ná, rápido para abajo donde comienza el peor momento de la mañana y de las muchas mañanas que llevamos en bici. Toda la bajada sin gafas porque se llenaban de agua y se veía peor, para los miopes como yo y entre el barro que salpicaba no veía nada , helado de frió, empapado , encontrándome las piedras y las roderas casi sin tiempo a esquivarlas. Un calvario que desde el día del helicóptero no pasaba. A duras penas con los ojos hinchados, embarrados y helados llegamos Ribafrecha con ganas de subir algo para entrar en calor.

Ya en Alberite salimos de la nube y poco a poco vamos llegando a Logroño, hoy todos a lavar la bici y las piernas para que nos dejen entrar al menos a casa. Estuve quitando, no lagañas, sino terrones de tierra de los ojos hasta bien entrada la tarde. Para el próximo domingo hay que ir pensando en salir armado para desechar las buenas ideas de manera contundente.
Al final salieron 72 Km, unos 1500 m de desnivel que mientras fueron para arriba fueron felices.











2 comentarios:

  1. La Censura ha omitido cierta foto comprometedora del administrador del blog...queremos su publicacion!!! Jejeje..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que tienen que quedar en familia....

      Eliminar