Los inasequibles al desaliento

Los inasequibles al desaliento

miércoles, 19 de noviembre de 2014

La Hermedaña y la Regadera.

Rápida convocatoria y pocos asistentes esta vez. En esta época toca meterse en rutas por hayedos que están espectaculares. No hubo proposición de rutas alternativas ni aportaciones y el guasap la tarde del sábado estuvo tranquilo excepto por alguna que otra chica que no se como lo consigue pero que no deja de mandarnos fotos ligerita de ropa . ¡!Se va a la Hermedaña y punto¡¡¡, -dije yo entre tanta teta.

Hoy solo estamos Cañas, Ricardo, Ismael y Raúl. Se apercibe al personal, al igual que en el cine, de que apaguen sus teléfonos móviles y en especial el Stravadeloscojones para evitar aumentos de ritmo que no vienen a cuento y otros derramages que hacen que se rompa el grupo.

Vamos hacia Sorzano a buen ritmo y de ahí hasta arriba del Moncalivillo hasta la torre de vigilancia. Esta vez, la larga y tediosa subida la hacemos juntos a un ritmo asequible que permite ir de tertulia tocando los temas mas profundos y sesudos del momento (el aumento de la enzima G-15 en los protozoos anaeróbicos del amazonas, la falta de pericia de los ingenieros al aparcar una sonda a la sombra en un cometa, la escasa rentabilidad económica de los fondos a futuros del mercado asiático.....) de esto hablábamos al salir de Sorzano pero  con el aumento de la altitud, la fatiga acumulada y la consiguiente falta de oxigeno, terminamos hablando sobre la peligrosidad (o no) de que la Criatura Golum te haga una felación. 

Con este apasionante debate terminamos de coronar el Moncalvillo pero sin dar la razón a nadie pues es un hecho muy subjetivo.

Después de hacer la foto de rigor y de admitir que en grupo se sube mejor aunque sea mas despacio, empezamos a bajar hacia la Ermita de la Hemedaña, una bajada por el lado contrario (sur) de las Neveras, para mi mucho mas espectacular, menos peligrosa y que transcurre en la vertiente entre hayas otoñales por un estrecho sendero que nos lleva a las Ruinas de la Ermita y continuando la bajada hacia el camino que lleva al deposito de captación donde comienza la regadera de Sorzano, que en cuanto podemos, cogemos la senda que lleva su nombre y que esta, o bien mas estrecha, o bien el caudal venia crecido. Hay mas piedras y esta mas complicada, motivo por el que tuve un pequeño aterrizaje que al menos no me llevo hacia el agua ni hacia el barranco. A eso se llama caer de frente como los hombres.


Finalizada la senda bajamos rápido, porque despacio es imposible, otra vez a Sorzano y volvemos por donde vinimos con el horario previsto después de disfrutar de un día magnifico.

EL TRACK EN WIKILOC












3 comentarios:

  1. buena crónica y muy guapa la ruta haber cuando lo hacemos juntos

    ResponderEliminar
  2. Cuando vuelvas al redil, que tanto correr trastorna

    ResponderEliminar